Fondeadora: la diferencia entre donar y fondear

Fondeadora: la diferencia entre donar y fondear

compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter compartir en pinterest compartir en likedin

La plataforma es la líder del crowdfunding en México y ya tiene ramas en Chile, Colombia y Argentina.
600 proyectos exitosos, más de 60 millones recaudados.


La oficina de Fondeadora es el ejemplo del nuevo modelo de las empresas. Un ambiente informal, tenis, gorras y playeras, un esquema horizontal, sin cubículos. Todos lo que aquí trabajan parecen estudiantes, muy jóvenes y muy motivados.



Fondeadora Mx es uno de los casos de éxito más interesantes del panorama digital mexicano. La plataforma de crowdfunding (financiamiento colectivo) ha crecido sin parar desde su creación en el 2011.



Todo comenzó, explica Eduardo Suárez, vocero de la plataforma, como un proyecto estudiantil. “Fondeadora salió de Venture Partners, una incubadora de empresas de alto impacto. Es una iniciativa de René Serrano y Norman Müller. Todos éramos estudiantes de diseño industrial en Centro (la universidad)... El primer objetivo era apoyar a la industria creativa pero dentro de universidades”. La idea: financiar proyectos de tesistas.


Es fondeo, no donación


Fue hasta el 2013 que Fondeadora se abrió no sólo para tesistas creativos sino para todo aquel que tenga entre manos un proyecto productivo pero no cuenta con suficientes fondos para hacerlo real. Entonces empieza el fondeo: se pide dinero al público a través de la página fondeadora.mx. A cambio, el creador ofrece diversas recompensas acordes a la cantidad ofrecida. Si se logra el objetivo, el proyecto se queda con el dinero; si no, cada peso se regresa a quien lo aportó.



Ésa es la diferencia entre donar y fondear. “Cuando se dona es sin esperar nada a cambio”, explica Suárez, “cuando se fondea se recibe algo a cambio, una recompensa que puede ser material o simbólica”. Pero real, tangible: el público tiene, sobre todo, la satisfacción de ver la realización de un proyecto productivo en el que creyó.



Proyectos productivos, explica Suárez, son todos aquellos que tienen un fin específico: un disco, por ejemplo, una exposición, echar a andar una galería de arte o poner una obra de teatro.



Hace unas semanas hablé de la obra de teatro Antes de irme, el amor, del director, dramaturgo y actor Sergio Zurita. La obra es uno de los grandes casos de éxito de la plataforma. En apenas tres días logró su objetivo.



No es el único hit de Fondeadora: las Bamboo Cycles, bicicletas sustentables hechas con bambú, también salieron de sus páginas. El exitoso disco del vocalista Juan Solo también fue fondeado, así como Música para lavar trastes, producción de la cantante Regina Orozco. Revoltoso, corto de animación realizado por el colectivo Cinema Fantasma, también triunfó en Fondeadora. Y de ahí al mundo: el corto despertó el interés de Guillermo del Toro y también del canal Cartoon Network.



“Ése es otro de los intereses de Fondeadora, mostrar el talento al mundo. Queremos que nuestra plataforma sólo sea el punto de partida”, dice Suárez.



—¿Cuál es el truco del fondeo, por qué algunos casos sí llegan a puerto?



Es un ejercicio fuerte de comunicación. Con los creadores analizamos cuáles son sus recursos de comunicación, cuántos followers tienen, cómo pueden posicionarse en las redes sociales... Siempre les decimos que los primeros fondeadores deben ser amigos y familiares. Y de ahí el boca a boca digital, con tuits, posts en Facebook, hasta que el asunto crezca lo suficiente para atraer a los medios de comunicación.



—¿De dónde gana dinero Fondeadora?



A cada proyecto exitoso Fondeadora le cobra una comisión de 6.5% de todo lo recaudado. Es un caso de ganar-ganar: si el proyecto logra su objetivo, Fondeadora gana. Si no, no.



—Entre los proyectos más exitosos hay varias obras de teatro, ¿cuál es la razón?



“Creemos que es porque el teatro es algo por lo que la gente sí está dispuesta a pagar. Entre cine y teatro hemos tenido muchos proyectos logrados, pero el teatro es especial. El usuario está habituado a que el cine o la música lo puede obtener en descargas gratuitas o en servicios como Spotify o Netflix, sí pagando un costo, pero muy bajo. El teatro sólo puede vivirse en el teatro.



—¿Qué planes futuros tiene Fondeadora?



Seguir generando valor a México, el dinero que generamos se queda aquí. Ya tenemos una oficina en Chile desde donde se manejan las ramas sudamericanas (Chile, Colombia y Argentina) de Fondeadora; la operación en Chile representa actualmente 10% de toda la operación de Fondeadora.


Fondeadora: la diferencia entre donar y fondear
Fuente: ElEconomista
Publicado Por: Juan Diego Saavedra Ibarra
Publicado: 20 Octubre 16
compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter compartir en pinterest compartir en likedin

59

Ir arriba
También Consulta:
Bitcoin: ¿competencia del papel moneda o solución a la crisis mundial?Modelos de Negocios basados en la Economía Colaborativa¿Qué hago? Todos los precios están subiendoPatrocinadorPatrocinador