Consejos para hacerte rico con un Salario Bajo

Consejos para hacerte rico con un Salario Bajo

compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter compartir en pinterest compartir en likedin

Mientras que un salario alto, esos que tienen una gran cantidad de ceros hacia la derecha, te hará parte del 1% de la población que más gana dinero en el mundo; son los pequeños detalles, tus hábitos económicos, los que separan una vida llena de abundancia y prosperidad, de una vida en constante estrés financiero.


Por ejemplo, si revisaras periódicamente todas las suscripciones que tienes golpeando tu tarjeta de crédito, te sorprenderás de la cantidad que tienes y de lo poco que las utilizas; podrías, fácilmente, crear un fondo de ahorro mensual si revisaras este tipo de gastos.



Si proyectaras cuanto dinero vas a ganar por el resto de tu vida, y calculas cuántos años vas a trabajar, te darás cuenta que muchas personas ganan más de un millón de dólares en sus vidas, sin embargo son muy pocos los que se convierten en ricos, en millonarios; plantea Nancy Butler, una consultora financiera. “Es la forma cómo manejan el dinero que llega a sus manos, lo que hace la diferencia”


Entonces, ¿Cuáles son esos cambios que pueden llevarte hacia un camino mucho más próspero?

1. Retrocede tu forma de pensar:


Todos lo saben: luego de pagar impuestos, la seguridad social, y cumplir con tus obligaciones, tu cheque tiene rasgos anémicos–lo que te haría pensar que la idea de ahorrar para tu futuro y tu pensión está fuera de contexto por el momento.



Sin embargo, para construir riqueza debes cambiar tu forma de pensar. Es decir, antes de tomar lo que te queda del pago y gastártelo, vas a asumir otro compromiso más que debe convertirse en un fondo para tus objetivos financieros más importantes.



“La mayoría de la gente gasta parte de su salario, pagan sus facturas y ahorran el sobrante; debería ser al contrario: primero deberías ahorrar el dinero destinado para tus objetivos financieros, luego pagar tus facturas y finalmente pensar en gastar el dinero que te sobre” plantea Butler.



¿Poner tus buenos hábitos financieros en stand by mientras tu vida se hace mucho más fácil?” La cuestión es que una vez incremente tu ingreso o salario, inmediatamente aumentará tu demanda de dinero.



Tampoco se trata de tomar todo tu dinero y ahorrarlo por completo, afectando tu calidad de vida:



“No te estoy pidiendo que ahorres $1.000 dólares mensuales, te estoy pidiendo que separes $50 dólares, o una pequeña cantidad que te puedas permitir. Ten presente que nunca debes menospreciar el hecho de empezar pequeño, porque una vez das tu primer impulso y ves tus avances, tiendes a repetir este comportamiento” dice David Blaylock, un especialista financiero.


2. Observa a donde quieres llegar:


Al igual que los atletas de alto rendimiento imaginan una y otra vez haciendo su tiro ganador, saber lo que quieres que el dinero haga por ti le dará una mayor probabilidad a tus objetivos de ser alcanzados.



Para empezar a ejecutar tu plan de ahorros, los consultores recomiendan diseñar un plan a 5 años, donde especifiques los objetivos económicos que deseas alcanzar en este periodo de tiempo, y la manera cómo piensas lograrlo.



Por ejemplo, uno de tus objetivos puede ser ahorrar el dinero equivalente a 6 meses de trabajo para casos de emergencia, o ahorrar dinero suficiente para un gran evento, como la cuota inicial de tu vivienda.



“Cada vez que tenemos una meta específica en mente, esta nos ayudará a ahorrar–bien puede ser tu fondo para alguna emergencia, tus ahorros para un viaje, o el fondo para tu universidad, no importa cual sea–”


3. Adopta tus propios trucos mentales:


¿Qué tal si la decisión de no comprar ese vestido de $500 dólares que no necesitas o ese nuevo smartphone, fuera tan fácil como seguir una regla que dicta que no puedes gastar más de $300 dólares en un producto/servicio que no es esencial para tu vida?



La buena noticia es que puedes crear unas reglas que funcionen exclusivamente para ti; de hecho, hacer esto sería un muy buen hábito por implementar.



Este tipo de reglas, trucos y estrategias que implementamos para nosotros mismos–como no gastar más de $15 dólares en una comida, $25 dólares en ropa, $50 dólares en tu telefonía celular–pueden llegar a simplificar bastante todas las decisiones que tomas cada día. De acuerdo con algunos economistas, implementar este tipo de reglas heurísticas pueden ayudar a desarrollar buenos hábitos económicos.



Ahora, si te parece que implementar estas reglas es un compromiso difícil de cumplir, empieza con algo simple, como salir a comer a la calle únicamente dos veces por semana, utilizar tu tarjeta de crédito en determinadas situaciones.


4. Vive como si fueras un millonario en secreto:


Muchos asocian la imagen de un millonario con joyas, mansiones y lujosos carros, pero la realidad es otra.



La mayoría de ellos prefieren vivir con menos de lo que ganan e invertir sus ahorros. En otras palabras, ellos no derrochan su dinero, según Thomas Stanley, autor del libro El millionario de al lado, quien en su libro detalla información acerca de entrevistas y encuestas realizadas por más de 20 años a millonarios.



Su libro revela que la riqueza y a la abundancia se genera comúnmente como resultado del trabajo duro, de una mentalidad ahorradora y del vivir por debajo de los ingresos. Aquí tienes un ejemplo:



David Sapper vive en Las Vegas y tiene su propio negocio de venta de vehículos usados; junto con su esposa vendedora de propiedad raíz, generan unos ingresos anuales de 500.000 dólares. Aun así, ellos prefieren vivir como ricos en secreto, gastando únicamente 2.500 dólares mensuales pagando sus facturas y comiendo con amigos en restaurantes. El hecho de poner el 90% de sus ingresos en una cuenta de ahorros e invertirlos, le permitirá a Sapper retirarse mucho antes que la gran mayoría de personas.



¿Su consejo? Encuentra una posición en la que obtengas lo que necesitas y te sientas feliz con esto, y luego quédate allí. Sapper llegó a esta conclusión mientras veía televisión, y un cantante famoso reconoció estar pagando un carro Honda a cuotas, mientras los otros compraban carros lujosos y se estaban quebrando.


5. Confronta tu retiro hoy mismo:


Si estas en tus 20s ó 30s, puede que pienses en tu retiro como un objetivo de muy, muy largo plazo; y ahorrar para él, puede no ser tu prioridad hoy en día.



Y es muy fácil de entender: Tienes que salir los fines de semana, ahorrar para pagar la hipoteca de tu casa (o la cuota inicial), tienes que separar un poco de dinero para irte de vacaciones…¿cómo se supone que vas a guardar dinero para tu pensión?



Desafortunadamente entre más tarde empieces a ahorrar, más dinero tendrás que guardar. No obstante, entre más rápido empieces, más tiempo tendrá tu dinero de crecer a una tasa de interés compuesta.



Por ejemplo, si tienes 30 años y estás ahorrando $50 dólares mensuales para tu pensión con un tasa de retorno del 7%, estos $50 dólares se convertirán en $56.000 dólares en 30 años; si esperas a los 40 años para empezar, tendrías que aumentar tus ahorros en $60 dólares, es decir, $110 dólares cada mes para llegar a la misma meta. La razón por la cual esto sucede es que tu dinero tendrá menos tiempo de crecer lo que minimiza el impacto del interés compuesto.


6. Conoce lo que entra y lo que sale:


La mayoría de personas tiene buenas intenciones a la hora de ahorrar, sin embargo, si no sabes qué es lo que está entrando en tu cuenta bancaria y lo que está saliendo, lo más probable es que no tengas ni idea cuánto puedes dedicarle a tus objetivos.



De hecho, son muchas personas las que nunca han llevado un registro de sus ingresos y egresos, plantea Blaylock. “Es realmente impactante saber que muchos clientes ni siquiera revisan sus cuentas bancarias”.



Existen diferentes alternativas o aplicaciones para hacerle un seguimiento a tus gastos, que te ayudan con tu presupuesto, definir objetivos y cumplir con metas financieras. Recuerda:



“Si no sabes cuánto dinero gastas en tus comidas en restaurantes y salidas en la noche, ¿cómo pretendes cambiarlo? Tienes que convertirte en el gerente financiero del dinero que ingresa a tu casa” dice Blaylock.


7. Sal de todas las deudas:


Todo el mundo, en algún momento de su vida, ha tenido que asumir deudas. No obstante, si eres de los que tiene deudas negativas–como las de tus tarjetas de crédito (dónde estás pagando altas tasas de interés)–y no deudas “buenas” como las estudiantiles o la hipoteca de tu casa–tu prioridad número 1 debería ser salirte de ellas y cambiar tu hábito de endeudarse con estos plásticos.



Adicionalmente las emergencias ocurren–tu auto podría necesitar una reparación de $600 dólares cuando menos lo esperas. Es por esto que Blaylock te aconseja tomar una parte del dinero destinado a pagar tus deudas y ponerlo en un fondo para emergencias.



Por ejemplo, en vez de estar pagando $500 dólares para abonar a tu tarjeta de crédito, considera la opción de pagar solo $300 y los $200 dólares restantes ponerlos en dicho fondo. Si bien esto implica que tardes más tiempo en pagar tu deuda, esto te permitirá contar con un fondo en caso de una emergencia.



Luego de pagar todas tus deudas, Bluter sugiere que debes tener solo una tarjeta de crédito y debes llegar a un acuerdo contigo mismo (o con alguien más que sea importante para ti) donde te comprometes a utilizar la tarjeta únicamente en momentos de emergencia.



“Digamos que tu auto se averió y necesita ser reparado–esto sí es una emergencia; una promoción y pensar que la necesitarás en 6 meses–eso no lo es” dice Bluter.


8. Aumenta tus ingresos:


Existen dos formas para que tu fortuna crezca: Gastar menos o aumentar el dinero que ahorras; y gastar menos solo hace parte el proceso, ya que tienes que ahorrar y cuando sea apropiado invertir el resto. De hecho, ganar más dinero no implica que tu fortuna se incremente, ya que normalmente, tu estilo de vida suele nivelarse a tus nuevos ingresos.



Ahora, si incrementas tus ingresos y decides nivelar tus ahorros, con el tiempo tu fortuna se irá acumulando. Una sugerencia: diversifica las fuentes de tus ingresos buscando un trabajo de medio tiempo, puede ser haciendo algo que te apasione.



Para aquellos que no estén en capacidad de reducir sus gastos, en definitiva deben buscar un trabajo de medio tiempo. Otra alternativa es buscar opciones de inversión–quizás con la ayuda de profesionales en el área, o alguna otra manera de generar ingresos a parte de tu fuente principal.



La pensión y el retiro deben llegar a tu vida en forma de varias fuentes: ingresos por renta, ingresos por trabajos de medio tiempo, ingresos por tus activos, ingresos por tu pensión, no solamente con tu salario mínimo.


9. Considera consultar con un experto:


Existen momentos en tu vida que se hace necesario, y rentable, recibir el consejo de un experto en el tema financiero. Puedes estar haciendo todo lo necesario para obtener buenos hábitos con tu dinero, pero tener un consultor de tu lado puede ayudarte a llevar registro de tu metas, y más importante aun, ayudarte a conservar una visión de largo plazo.



“Muchas veces las decisiones financieras que tomas se basan en un componente emocional, lo que te impide tomar buenas decisiones” dice Blaylock. Un consultor puede brindarte una visión objetiva y responsable de tus finanzas, algo que por tu cuenta, quizás, no puedas lograr.



Sí es posible ser rico con un salario mínimo, todo depende de tu capacidad mental para convertir tus malos hábitos en estrategias que te lleven a la abundancia.


Consejos para hacerte rico con un Salario Bajo
Fuente: ectvplay
Publicado Por: Juan Diego Saavedra Ibarra
Publicado: 10 Septiembre 16
compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter compartir en pinterest compartir en likedin

24

Ir arriba
También Consulta:
3 errores de recién graduados en su primer trabajo5 señales de que requieres nuevo plan A en tu carrera profesional Estos fueron los empleos más solicitados en 2016PatrocinadorPatrocinador