Aprender del fracaso te llevará al éxito que deseas

Aprender del fracaso te llevará al éxito que deseas

compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter compartir en pinterest compartir en likedin

Por supuesto que no deseamos cometer errores, evitamos cometerlos porque sabemos que atrasan nuestro camino al éxito o nos llevan al fracaso.
Cuando ocurren los ocultamos ante los ojos de los demás; pero también delante de nosotros, no los admitimos, los ignoramos, los olvidamos rápidamente para que no provoquen daño emocional o para evitar la frustración.


En las empresas sucede lo mismo.  Peor aún, los empresarios castigan el fracaso en vez de estimular la iniciativa, la experimentación y el asumir nuevos riesgos.  Intuimos que es muy arriesgado dejar a la libre a los empleados incautos o atrevidos.  Premiamos a quienes se comportan según las normas establecidas e incluso parece que se prefiere un “yes man” que al tipo que todo lo cuestiona.


No está bien, pero muchos empresarios castigan el fracaso en vez de estimular la iniciativa, la experimentación y el asumir nuevos riesgos.”


(Enrique Núñez Montenegro, consultor de empresas) » Twittea esta frase


Los empresarios deben evitar que colaboradores inteligentes lleguen a decir frases como: “Tú eres el dueño, no me parece, pero dime cómo lo hago y así lo haré.”


Todo lo contrario, procura que la gente de tu equipo esté enfocada en el crecimiento y la mejora continua.  Acepta el fracaso como una posibilidad y como una oportunidad de aprender.  Estimula que busquen nuevos desafíos, nuevas formas de hacer las cosas, nuevas vías para crecer.


El fracaso no debe ser visto como incapacidad, falta de pericia, negligencia o descuido.  Debe ser considerado como señal de que deben encontrarse nuevas formas de hacer las cosas.


Por supuesto que el empresario ve en el fracaso y en el asumir riesgos, las implicaciones económicas de perder; pero si los riesgos son calculados y si se actúa inteligentemente, los beneficios pueden ser impresionantes.


Cuando logramos el éxito en lo que emprendemos, no nos gusta decir que se debe a la “buena suerte”.  Nos hace sentir mucho mejor el atribuir el éxito a nuestras capacidades, experiencias, talentos, habilidades o inteligencia.


Pero si fallamos, si fracasamos, si las cosas no salen bien, somos inconsistentes, ahora culpamos a la mala fortuna, a la mala suerte, a terceros, a la competencia, al gobierno, a otros, menos a nosotros mismos.


Implanta en tus negocios una cultura de crecimiento y mejoramiento continuo, un enfoque de gerencia y de medir el desempeño en función de los resultados.


Evita que los errores sean presentados como fracasos imperdonables.  No los presentes ante los demás como una vergüenza pública para quien los cometió, sino como una oportunidad de crecimiento para esa persona y para la empresa.


Finalmente, cuando la gente que trabaja en tu empresa asimila formas de pensar orientadas al crecimiento, amplían sus horizontes y se estimulan a desarrollar nuevas capacidades y talentos.  Están dispuestos a asumir nuevos desafíos y los verás dispuestos a caminar la “milla extra”.


Haz que tu gente asimile formas de pensar orientadas al crecimiento, eso hará que amplíen sus horizontes y desarrollen nuevas capacidades.”


(Enrique Núñez Montenegro, consultor de empresas) » Twittea esta frase


Todo lo anterior hará que tengas gente en tu empresa más competente, más calificada, más comprometida y dispuesta a orientar sus esfuerzos para producir los resultados esperados.


 


¡MUY IMPORTANTE!


“No te conformes con un árbol de cerezas, construye un roble dorado.”


(Enrique Núñez, Consultor de Empresas y Director de FundaPymes.com)


Entrénate como lo hacen los deportistas de talla mundial y los virtuosos de la música, hazlo cada día.  Entrena mínimo una hora diaria para lograr las competencias y capacidades que requieres para ser un gran empresario.


Agrega en tu agenda diaria esta tarea:


“Estudiar dos temas en FundaPymes.com e implementar ese mismo día en mi negocio lo aprendido.”


Para localizar el tema que te interesa utiliza el BUSCADOR en la columna a la derecha de los artículos, también hay un índice de temas más abajo.  Y si no está lo que buscas escríbenos en el área de CONTACTO para agregar más contenidos valiosos.


¿Hasta dónde quieres llegar?


¿En qué situación te encuentras?  ¿Cuánto estás obteniendo de tus negocios?  ¿Cuánto estás reinvirtiendo en tu empresa cada mes?  ¿Hasta dónde quieres llegar?  ¿Tienes mentalidad de rico o mentalidad de pobre?



Haz este ejercicio, en una hoja con tres columnas escribe lo siguiente:


  1. Ventas mensuales: cantidad de clientes atendidos, venta promedio por cliente y ventas mensuales.
  2. Costos variables: obtén de los estados financieros los gastos que varían en relación directa con las ventas.
  3. Gastos fijos: escribe el gasto fijo mensual que tienen tus negocios, es decir lo que debes cubrir se venda o no se venda.
  4. Ahora escribe las ganancias mensuales que has obtenido en los últimos doce o tres meses.
  5. Finalmente, escribe el “salario” o dinero que logras retirar para tu gasto personal y de familia.


En la primera columna anota estas partidas.  En la segunda la situación actual, puede ser el promedio de los últimos doce o seis meses.



En la tercera columna escribe tu situación ideal, recomiendo proyectar a cinco años, es un buen plazo para crear un buen plano.



Todo esto que te he dicho es experiencia pura, he visto a cientos de empresarios crear fortuna, lo he asesorado y acompañado en el proceso.





Aprender del fracaso te llevará al éxito que deseas
Fuente: Funda Pymes
Publicado Por: Juan Diego Saavedra Ibarra
Publicado: 10 Enero 19
compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter compartir en pinterest compartir en likedin

145

Ir arriba
También Consulta:
Emprender puede ser tu mejor empleoLe daremos paso al Oxxo y Seven; NOAprender del fracaso te llevará al éxito que deseasPatrocinadorPatrocinador